estabilidad taludes opraciones

000 sobre la “autopista del sol” a veinte km al norte de la ciudad de Chilpancingo y en las cercanías con el poblado Zumpango, en el estado de Guerrero. La figura diez presenta una vista general de semejante talud. Desde el momento en que la autopista se puso en operación, dicho talud ha venido presentado inconvenientes de estabilidad. Entre los factores primordiales de esta inestabilidad están las particularidades litológicas, geométricas y mecánicas del talud, como las condiciones climáticas de la región y el tipo de drenaje. La estabilidad de un talud depende en gran medida de la distribución de la presión del agua de poro interna, la que depende por su lado, de la infiltración del agua de lluvia.

Por esta razón se plantea el modelo de Bishop (1959), para examinar la resistencia abc-estabilidad de taludes otros géneros de suelos aglutinantes, como es el caso del suelo arcilloso de alta compresibilidad CH, manejado en la aplicación práctica. En la figura 9 se aprecia que los esfuerzos tajantes en trayectoria de humedecimiento conseguidos mediante el modelo de Bishop (mil novecientos cincuenta y nueve) son hasta un noventa por ciento menor que los de los esfuerzos tajantes logrados experimentalmente. No obstante, los resultados conseguidos con los otros modelos son menos cercanos a los resultados experimentales, es decir, el modelo de resistencia para suelos no saturados que presenta resultados más cercanos al comportamiento del suelo es el modelo de Bishop (1959). En consecuencia, este modelo es el más recomendable para realizar el análisis de estabilidad del ejercicio del talud que se muestra más adelante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *